En un post anterior de este blog, hablamos sobre la técnica del maniquí invisible. Hoy analizaremos otra opción para fotografiar prendas de moda y textiles: la técnica flatlay. Para realizar las fotografías con este sistema tenemos que colocar la pieza bien planchada encima de una superficie plana e fotografíarla desde arriba. 

Esta técnica nos permite reducir los costes de producción y post producción respecto a utilizar modelos ya que no tenemos que hacer ningún proceso de selección ni pagar a una agencia, y los tiempos de retoque son menores que en el caso de maniquí invisible. Fotografiando las prendas  apoyadas en un fondo homogéneo resaltamos además la textura y los detalles de los tejidos centrando la atención únicamente sobre el producto.

Aunque con menos volumen, y sin el valor añadido de poder ver como visten las piezas las fotografías en flatlay resultan efectivas para muchos productos de ropa en que no es necesario asumir los costes de estilistas y modelos, como por ejemplo calcetines, gorras o fulares.

Este tipo de fotos además pueden resultar muy divertidas gracias al hecho de poder jugar con colores y formas o mostrar el producto en su propio packaging.

En definitiva nunca hay una tecnica que sea mejor en valor absoluto, sino que cada situación tiene una opción que mejor se adapta a su realidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *